Unión de Rugby de Mar del Plata

#Capitanes Ezequiel Martinez Peralta

Desde Valle Hermoso llega el próximo entrevistado en este ciclo en donde los #Capitanes toman la voz cantante. Esta vez es el turno de Ezequiel Martínez Peralta de contar como esta San Ignacio en este 2018, el futuro de la institución y todo lo qué conlleva ser el líder del Plantel Superior.

¿En qué parte de la Preparación se encuentra San Ignacio? Cómo ves al equipo de cara al comienzo de la Competencia?

En este momento estamos metidos de lleno en el plan juego que queremos implementar este año, ya tuvimos una cuota dura de físico en enero así que ahora estamos con la pelota. Al equipo lo veo muy motivado, todos con un horizonte claro y hay muchas ganas de poder conseguir logros importantes este año.

¿Qué objetivos se plantean para este 2018?

Los objetivos, o mejor dicho, el objetivo de este año es, obviamente, ganar todo lo que nos toque jugar.

¿Cómo se preparan para el Torneo del Interior? ¿Se puede luchar de igual a igual con equipos de otras Uniones?

Nos preparamos con muchas ganas y con consciencia ya que es un torneo durísimo y todos los partidos se definen por detalles. Creo que si se puede luchar de igual a igual y ya ha quedado demostrado. Tanto Mar del Plata Club, Sporting y nosotros mismos hemos ganado partidos importantes contra equipos fuertes de otras Uniones, el tema está en que ellos están más acostumbrados a jugar este tipo de partidos, por ende, les es más fácil mantener una regularidad.

¿Han tenido actuaciones irregulares el año pasado, a qué le atribuis está irregularidad?

Nosotros ya hace un par de años venimos sufriendo un recambio natural, y esto genera en los equipos etapas de recesión. Pero hemos logrado engranar todas las partes y ponernos de acuerdo para tirar todos para el mismo lado con objetivos bien claros.

En el último tiempo han sido el tercero en discordia entre Sproting y Mar del Plata Club. Qué necesitan para meterse de lleno en la discusión y dar el salto?

Mucho tiene que ver lo que te explicaba recién del recambio, ya que muchos de los más grandes habían aflojado por cuestiones propias de la vida y los más chicos no habían arrancado con todas las ganas necesarias. Pero este año estamos todos en la misma sintonía y las mismas ganas, así que esperemos y creemos que va a ser diferente. Además estamos apuntando a dar un salto en el tema juego y creo que vamos por el camino correcto. Con esto, creo que nos alcanza para pelear bien arriba .

Valle Hermoso es uno de los predios que más ha crecido dentro de nuestra Unión y las obras continúan. ¿Cual es el factor más importante para este crecimiento?

La gente que timonea al club desde hace más de diez años siempre tuvo en claro a donde quería llegar. Y con mucho trabajo y dedicación, se van viendo los frutos en las obras, en la compra del terreno, en arreglos del campo, en la concesión del predio Las Lomas y en todas las cosas nuevas que se ven cada fin de semana.

Son uno de los clubes con mayor número de jugadores en sus divisiones infanto-juveniles, cosa que queda evidenciada en el éxito de sus encuentros de Infantiles. ¿A qué crees que se debe esta afluencia de chicos al Club?

Los que se encargan de manejar al club siempre tuvieron en claro que antes de tener una primera poderosa, había que tener un semillero importante que pueda sustentar a la primera. Funciona como una pirámide donde la punta es la primera y la base son los infantiles, y ahí es adonde se apunta a trabajar.

¿Tenes algún referente a la hora de llevar a cabo la tarea de ser Capitán? ¿Hubo algún Capitán que te haya marcado?

No, la verdad que intento aprender de todos los que me tocó tener de capitán en la primera o también de otros referentes que por ahí no les tocó, pero me gustan cosas de ellos e intento imitarlos. Después uno es distinto e intenta hacer las cosas de la mejor forma posible pero con un sello más personal.

¿Qué significa ser capitán de San Ignacio?

Ser el capitán de la primera del club significa mucha responsabilidad y mucho orgullo. Es algo muy lindo que hay que disfrutarlo y llevarlo adelante con alegría y conciencia.