Unión de Rugby de Mar del Plata

Mardel con la frente en alto en el Veco Villegas

El equipo M19 de Santa Celina disputó este domingo la final del Torneo “Veco Villegas”, que se disputó bajo la órbita de la UAR en la ciudad de Tucumán. Mar del Plata Club cayó en la última jugada del partido ante el local Tucumán Rugby 25 a 20 y quedó como el segundo mejor equipo a nivel nacional.

La regla del certamen en la cual ningún jugador podía tener más de 80 minutos en cancha en los dos cotejos jugados, complicó un poco las posibilidades de los marplatenses, que habían dejado todo en las Semis ante el SIC y hubo varios titulares que tuvieron que ver casi todo el partido desde el banco.

Por eso Tucumán Rugby comenzó mejor y con la buena tarea de su fullback Nicolás Macome se adelantó 12 a 0 en los primeros minutos de la soleada tarde tucumana.

Llegó el try de Salvador Calvo, una conversión y un par de penales de Santiago Medina y el partido a poco del final estaba 20 a 13 para Tucumán, cuando apareció Felipe Lizarraga para un try debajo de los palos que metió Juanito Porthe y empató el partido.

En la última jugada perdió un line en defensa Mardel y Tucumán lo aprovechó por afuera para el try decisivo de Macome con el cual finalizó el partido 25 a 20 y la victoria quedó en casa.

Luego del partido uno de los entrenadores, Juampi Eichhorn contó que “agradecerle a los jugadores del club, como nos representaron no solamente en esta final sino el viernes contra el SIC, la final fue muy bien jugada por los dos equipos, empezaron mejor ellos, nosotros aguantando, después pudimos hacer nuestro juego y lo dimos vuelta y en la última se nos escapó, Tucumán Rugby tiene muy buen equipo, estamos felices con lo que hicieron los chicos en la cancha. Ellos dejaron bien alto al club y se divirtieron, que es lo más importante, esperemos volver el año que viene”.

Mar del Plata demostró estar a la altura. El campeón del Regional Pampeano derrotó en Semis al SIC y hasta el último momento se podía haber quedado con el Veco Villegas.

Fotos: Ines Quinteros Orio / La Gaceta de Tucumán