Julián Soberon: “Estuvo muy bueno estar en el Pladar”

Julián Soberon, wing de Sporting, estuvo la semana pasada en el Club Atlético San Isidro entrenando con los jugadores M-18, con vistas al Sudamericano de Seven de dicha categoría. Luego de dicha experiencia, dejó sus sensaciones y contó que sus deseos para un futuro no muy lejano.

Por Rodrigo Barcia

La semana pasada culminó lo que fue una gran experiencia para Julián Soberón. El wing que se desempeña en Sporting fue convocado a los entrenamientos que se llevaron a cabo en el Centro de Alto Rendimiento en el Club Atlético San Isidro, en lo que fue una concentración previa al Sudamericano de Seven en Chile que, al final, se suspendió para el mes de septiembre.

“Estuvo muy bueno estar en el Pladar estos días”, comentó “Juli” y ahondó en detalles de lo que fue su visita al CASI: “La verdad es la primera vez que iba y me sentí muy cómodo. Los entrenamientos fueron más bien técnicos, de hábitos y destrezas, cosas que ya venía practicando en el centro de acá y en el club”.

Una de las sorpresas que tuvo esta convocatoria fue la chance de entrenar con otros Seleccionado Nacionales. “La verdad tener la oportunidad de entrenar con Argentina XV y Jaguares XV estuvo muy bueno, es una muy linda experiencia que algún día espero repetir”, sintetizó ilusionado Julián, que tampoco perdió de vista que él viajó para ser parte de un representativo argentino: “siempre es muy satisfactorio representar a la unión tanto en los campeonatos argentinos como en las concentraciones y con respecto a representar a la Argentina era muy grande la ilusión que tenía con este seven y aunque se haya suspendido seguiré laburando para estar en perfectas condiciones cuando me toque”.

Esta convocatoria es un premio al trabajo que el jugador “Marista” viene haciendo durante el año. Cuando llegó el e-mail con la nómina, la alegría muchísima. “Cuando me enteré que me habían llamado para el Sudamericano de Seven me puse muy contento, me venía entrenando muy bien y había hecho una buena pretemporada para poder tener alguna oportunidad. Las expectativas que tenia eran muy altas y a pesar que se haya suspendido se que tengo que seguir por el mismo camino”. Que el Torneo a disputarse en el país trasandino se haya suspendido fue un revés, pero para Julián “Las expectativas que me generó estar ahí son muy buenas pero me lo tomo con tranquilidad, y sabiendo que todavía falta mucho por hacer”. Además, se animó a mirar hacia adelante y agregó que “la verdad es que por ahora mi ilusión a futuro es más jugar en la primera del club que otra cosa, aunque seguir estando en el sistema UAR y pertenecer a algún plantel sería increíble”.

El Club, Sporting, se mete sólo en la conversación, y Julián Soberon lanza una sentencia que define todo sus sentimientos. “Al club le debo todo. Lo siento como mi casa, hace 12 años juego ahí y si no fuera por la gente qué hay, mis amigos y compañeros, y los entrenadores que tuve hasta ahora sería imposible cada convocatoria”.