Rodrigo Fernández Criado: “Se viene un 2020 con desafíos nuevos”

Confirmado como refuerzo de Ceibos, la franquicia argentina de la Super Liga Americana de Rugby, el jugador nacido en Sporting cuenta como espera este 2020 que lo tendrá siendo parte de un nuevo torneo profesional con presencia de nuestro país.

La irrupción de Rodrigo Fernández Criado en Sporting fue casi tan meteórica como todo lo que vino después. De la Villa Marista a Virrey del Pino sin escalas y un 2019 que lo tuvo como subcampeón de la URBA, el espigado tercera línea terminó el año con el emblema de Jaguares en el pecho y empezó el 2020 como uno de los refuerzos de Ceibos, el equipo argentino que hará base en Córdoba y buscará conquistar Sudamérica.

Este proyecto que es privado pero que tiene un convenio para que vayan jugadores de el Sistema que hace años implementa la Unión Argentina con mucho éxito, está empezando a armarse y Rodri fue parte de los primeros anuncios del equipo nacional.

“Estoy feliz de poder seguir siendo parte del sistema, es bueno saber que te tienen en cuenta”, comentó Fernández Criado, que además resaltó, ya metiéndose en la piel roja de los Ceibos, que “Nuestra expectativa es armar un buen grupo, que es la base del equipo. Somos muchos chicos y creo que la vamos a saber disfrutar y pasarla bien en todo momento ya sea entrenando, jugando los partidos o en el tiempo libre, sabiendo distinguir los momentos”.

La Super Liga Americana es la novedad del 2020 en materia competencia, y es una incógnita con lo que los amantes del rugby se van a encontrar. Para el pibe nacido en Sporting, este Torneo “Es algo nuevo y no se con que nos vamos a encontrar, eso también me gusta que sea un nuevo desafío. Si bien el top 12 es un torneo muy duro, la velocidad e intensidad de juego creo que debe ser parecido”.

El 2019 fue un año de despegue para Rodrigo Fernández Criado, que a principio de año hizo las valijas con destino a Buenos Aires, y en cuestión de meses ya debutaba con Belgrano Athletic en primera, para finalizar entrenando con Jaguares en calidad de invitado.

Este ascenso meteórico sorprendió hasta al propio protagonista, que destaca que “hace un año atrás me estaba yendo a vivir a Buenos Aires y nunca me imaginaba tener el año que tuve. Haciendo un balance de mi 2019 fue de menor a mayor, y super positivo; muy contento por eso”.

La casaca celeste y blanca de Los Pumas es un anhelo para cualquier jugador, y para el jugador que vistió la camiseta del “Trébol” no es la excepción. “Es el sueño de todo jugador de rugby” explica RFC, “nunca me lo imagine pero ponerme la camiseta de los pumas me emociona de solo pensarlo, me encantaría”.

El nuevo año recién comienza, pero Rodrigo lo tiene claro “Se viene un 2020 con muchos torneos y desafíos nuevos, no pienso cambiar nada de lo que vengo haciendo. Entrenarme para ser mejor día a día y estar a disposición del entrenador para ser parte del xv titular“.

Deja un comentario