#UnaUniónConValores Hasta la ruta de la solidaridad.

Siguiendo la ruta de la solidaridad llegamos hasta las Sierra de los Padres y encontramos a Comercial. En el testimonio de su presidente, Gustavo Oliver, recorreremos la actualidad de esta institución, y como fueron pasando este contexto de aislamiento obligatorio.

En Sierra de los Padres, Comercial no está alejado de la realidad que viven casi todos los clubes de Rugby del país. En medio de esta pandemia que dio vueltas el calendario de este 2020, el “Celeste” sigue apegado a su filosofía de vida, la de seguir empujando hacia adelante, “Hasta la ruta”.

En este entorno se mueve Gustavo Oliver, quien llegó hace poco a la presidencia del club “Celeste”, y le tocó dar sus primeros pasos como mandamás en medio de esta pandemia. “A la Cuarentena la cumplimos a rajatabla, como marca la ley. Por la distancia que estamos nosotros tenemos la caminera de Sierra de los Padres en la entrada al Club, asique fue muy difícil poder acceder al mismo”, cuenta el ex entrenador del PS.

Además, agrega que en este tiempo sin actividad en su predio “aprovechamos este tiempo para mantener el club toda la parte edilicia y para refrescar y re sembrar las canchas ya que por un tiempo no las íbamos a usar, y también para hacer algunos trabajos de podas que, a veces, con el funcionamiento del club es bastante difícil hacerlo”.

Siempre cerca de la gente, el popular “Tibu” contó que una de las primeras medidas que se tomó “con respecto a nuestros socios” fue “acercarnos y solidarizarnos, por si alguno tenía algún problema laboral o de algún tipo de asistencia y lo hemos cubierto. Por nuestra parte, decidimos ajustar los aranceles a los tiempos que corren y con eso, aprovechando que el club estaba cerrado, pudimos mantener los gastos fijos”. Además resaltó que “Llevamos varias veces alimentos no perecederos  y ropa al Comedor ‘Nuestro Rincón’, que es una institución con la cual colaboramos siempre desde el Club”.

Para cerrar, Gustavo Oliver recordó que “La primera no paró nunca, desde principio de año trabajan lunes, martes y miércoles por Zoom, y los juveniles e infantiles también optaron por esa modalidad, pero se empezaron a aburrir, ya que también el colegio y sus tareas son vía vídeo llamadas y eso ya complica la motivación del chico. Por ello, ahora que empezamos a entrenar en las plazas se empezaron a anotar casi todos” y desea que “Para el futuro se reabra la actividad, ahora hay una pequeña luz que podamos ir al club a hacer un poco de parte física con los protocolos que hay que cumplir, y creo que esa es la máxima motivación. Todo el mundo está desesperado por ir al club, así que creo que no hay que motivarlos mucho, porque todos extrañamos y añoramos los momentos tan felices que pasamos en el club. De a poquito iremos buscando entrar en la normalidad, con las divisiones inferiores vamos a empezar a movernos en diferentes plazas y en turnos, para no juntar más de  5 chicos por turnos, y salir a correr, siempre respetando las medidas y los protocolos necesarios”